Te has preguntado porque te sentís vital y a la vez relajad@ después de practicar Yoga?

Una de las respuestas a esta pregunta es; porque la práctica de Yoga equilibra el Sistema Nervioso Simpático y Parasimpático.

También te preguntaras ahora, qué significa esto?

Los Sistemas Nerviosos Simpático y Parasimpático forman parte del Sistema Nervioso Autónomo, y se encargan de mantener el equilibrio funcional de todo tu organismos sin que vos te enteres de ello!. 

Mantienen el ritmo cardiaco, la digestión, la respiración, el metabolismo, etc. para nombrarte algunas pocas de las miles de funciones que regulan.

El tema con todo esto es que tiene que haber un equilibrio entre ambos sistemas para que nuestro organismo funcione correctamente, porque sino lo hay, comenzamos a tener malestares que a la larga ocasionarán diferentes tipos de patologías, y las técnicas de Yoga están diseñadas para mantener el equilibrio del sistema nervioso autónomo.

Vamos a detenernos en el aspecto de fuerza de contracción y en el aspecto de estiramiento y fuerza de relajación. Donde reside una de las claves  del mecanismo de regulación para estos dos sistemas.

La mayoría de las posturas de  YOGA TRADICIONAL (hago esta aclaración porque en la actualidad hay un sinfín de estilos de Yoga, los cuales desconozco su ciencia y me limito a hablar de la Ciencia del Yoga Tradicional de la India, en especial del YOGA INTEGRAL SHRI VIVEK, que es el que practicamos y estudiamos hace ya más de 10 años) implican que permanezcas estático, una vez que hayas entrado en la asana (postura), tus músculos, debido a la quietud, están en contracción isométrica y todas las formas de contracción muscular aumentan y excitan la señal del Sistema Nervioso Simpático, este sistema se encarga de poner en marcha el cuerpo y prepararlo para la acción, por lo que constituye un sistema catabólico y de gasto de energía.

Luego al terminar y salir de la postura, pasamos a la siguiente fase que es soltar la tensión y entrar en savasana, postura o asana de relajación; donde aflojamos y relajamos todo el cuerpo, por lo que en esta fase deja de activarse el sistema simpático para tocarle el turno a que se active el Sistema Nervioso Parasimpático, este sistema se encarga de reparar el organismo, de relajarlo, se encarga del proceso digestivo, reorganiza los nutrientes que el cuerpo necesita, es un sistema donde predomina el anabolismo o ahorro y acumulación de energía.

Resumiendo; durante una clase de Yoga, cuyo diseño alterne posturas activas – seguidas de posturas pasivas estarás regulando tu Sistema Nervioso Autónomo, asegurando así la homeostasis (equillibrio) necesaria para que tu cuerpo funcione al 100% de su capacidad.

Para que te des una idea seria como cuando tu celular o móvil, no tiene la carga de energía necesaria, comienza a funcionar lento y su capacidad de funcionamiento disminuye, tu te das cuenta de ello e instantáneamente lo enchufas para cagarlo y así al completarse la carga energética ya comienza a funcionar mejor, pues bueno, con nuestro cuerpo pasa exactamente lo mismo y la buena noticia es que la práctica de YOGA ( que no es gimnasia), es una ciencia cuyas técnicas están diseñadas para que nuestro cuerpo funcione al 100%, lo cual tiene implicancias en  todos los aspectos de la vida y la salud.

El YOGA es una tecnología de avanzada que te enseña a regularte a vos mism@.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *